16 diciembre, 2013

Malcomer es maleducar.

Quiero conocer tu opinión al respecto.

Parece ser que el responsable de que ahora pongan manzana y agua en los menús infantiles de las grandes hamburgueserías, es un alcalde de una ciudad norteamericana. Se reveló hace unos años en contra de, y esto es lo interesante: que se premien con regalos a los niños por seguir una alimentación inadecuada. Exigió que se retirasen los juguetes dentro de los menús infantiles.

Los premios y castigos.
Todas estamos de acuerdo de que la comida no es un premio, ni un castigo. Es comida. Y esto debe aprenderlo el niño desde que comienza con la Alimentación Complementaria. 

Nunca se debe castigar sin postre, por ejemplo, pues cuando el niño haga una cosa bien pedirá entonces la recompensa por ello, querrá su premio: el postre. Cuando la consecuencia de realizar una cosa bien no es un premio, sino, el por qué de la situación. 
Te pongo varios ejemplos: de cruzar agarrado a la mano de mamá la consecuencia es que no me pilla un coche, recoger los juguetes tiene como consecuencia que todo está ordenado y puedo pasar sin tropezar.
Si la consecuencia de cruzar agarrado a la mano de mamá es una chocolatina, el día que no le apetezca una chocolatina cruzará corriendo sin agarrarse, ¿sí?
Los niños deben conocer el por qué de las cosas. Y explicarles las consecuencias, para que según vayan creciendo, desarrollándose  y empatizando, comprendan qué es lo correcto.

Juguetes como premio.
Bien, entonces, si tenemos claro esto..¿Por qué permitimos que un yogur, una chocolatina, un menú infantil (el contenido de este es otro tema a debatir), premie con juguetes a los niños por comérselos? ¿No les estamos mandando conceptos equivocados?

Como cualquier familia, alguna vez hemos comido en una hamburguesería, aunque sólo sea una vez al año. Entendemos que no es una alimentación adecuada, pero si a diario la alimentación de tus hijos es la correcta, un día al año entra dentro de la normalidad.
Pero el mensaje que le damos es que cuando come una Hamburguesa le hacemos un regalo, el que viene en el menú.
El alcalde americano se preguntó ¿es esto ético? 

Enseñar a los niños que si se comen un postre lácteo azucarado luego podrán jugar con los imanes que trae, no es la consecuencia lógica. Cuando la consecuencia es una subida bestial de glucosa en sangre compensada por un esfuerzo del pancreas por bajarla..etc
¿Me explico? Esto no se lo vas a explicar a un niño. Pero sí que son perjudiciales para la salud si se consumen habitualmente, y son excepciones en la dieta.

Respecto a el alcalde, como te habrás dado cuenta, no consiguió que retirasen los juguetes de los menús, pero sí logró, al menos, que redujesen las calorías de los menús infantiles.

Mi postura al respecto y siguiendo mi linea de Alimentación Consciente, me opongo radicalmente a unir regalo-juguete con comida. Ni excepcionalmente.

¿Y tú?¿Qué piensas sobre el asunto?
¿Premias con comida, o permites que lo haga la industria alimenticia?

Me encantaría que me contases tu opinión.
Y que si te ha gustado lo compartieses por las redes.
Muchas gracias¡¡

3 comentarios:

  1. Claro que estoy de acuerdo contigo: NO a los premios por comer, pero tampoco a castigar por no comer. Tengo un niño MUY difícil para la comida y hago mi mayor esfuerzo para darle una alimentación sana y balanceada, pero JAMAS premio o castigo ni con comida, ni por comida.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor de todo es que hay veces que ni si quiera comen porque lo único que les interesa es jugar con el juguetito.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo.
    De hecho, el verano pasado vi a una madre dando de comer a su bebé en la playa: 1 cucharada de potito, 1 gusanito (sí, sí, estos de bolsa, que llevan de todo menos comida). Ni corta ni perezosa, me acerqué con mi hijo en brazos para hablar un ratito. me dijo literalmente: "Es que si no le doy un gusanito después de cada comida, no sigue comiendo...". Vosotras mismas podéis opinar. Un abrazo y gracias por el artículo.

    ResponderEliminar